lunes, 6 de septiembre de 2010

Como vienen…..


Como vienen a brillar las flores
desnudas de todas luces,
si sus pétalos son tus manos
si tus pechos son sus espinas dulces
si su savia es tu sangre que corre
por los pasillos claros de las princesas
rosadas.

Como viene tu cabello, como bendito
bosque, encantado y desencantado de
ojos azules, como viene la mañana
a llenarte de azules y el descansar
de este cielo, que erigió tu boca
como estatua de versos, de
sublimes versos, de rojos de soles,
de labios incrédulos, de sonrisas
de dioses.

Como vienes de un golpe a vestir
al mundo, a llenar los huecos
de las tristezas perdidas, a ponerle
a la nada un nombre, a moldear
el universo de pronto, con tus miradas
sin nombre, como estrellas no vistas,
como lunas menguantes, como una
Eva viviendo en los sueños ocultos,
como forma de aire, de hoja en
el viento, de dulce gitana
dormida en el tiempo.

sábado, 4 de septiembre de 2010

INTERMEZZO MATUTINO


La horda que anuncia el sol
se reblandece y muere
en la ardiente llama
de tus ojos, como alba
rojiza y breve, como gris centella
se alza y vuela el alma
fresca y mojada, aún por las
primeras gotas del rocío, como un
antiguo polvo de estrella sátira.

Despiertan las aves de su recodo bendito
envueltas en cantos de inspiración profunda
como si quisieran llegar hasta el infinito
para revivir el alma más moribunda.

Luz milenaria, mujer presentada de
pronto en la oscuridad, en mi oscuridad
tan vulgar y vana, bendita estatua
de viento, oro y cristal.

Llegas a la tierra de pronto, como
rayo fugaz, pero te detienes de un
golpe y te eternizas, sobre las rosas
esquivas y los ríos de amor y besos

Te pintas en las pupilas sollozadas
en los campos trémulos de almas azules,
en los delirios de las mariposas sobre
los néctares de las fragantes flores.

Y la vida en un festín áureo
canta su himno de eterno flirt
y rompe su velo de orquídeas
y carmín, el de los labios rojos y violín.

Del poemario inédito: El flirt de gaia.
Vl. Chevez.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Tu sonrisa lejana


Tu sonrisa lejana
que pasa, quedándose un momento en mis ojos,
quedándose un momento en el aire, revoloteando de hoja en hoja, de pétalo a pétalo,
tiene alas doradas de hadas, cuerpo de espinas de rosales, y piel de versos,
tu sonrisa que atrapa miradas, pensamientos de poetas, y canciones románticas,
se dibuja en la nada, su silueta descalza de reina, aparece de pronto en el aire,
y se queda quieta un segundo, para el siguiente desaparecer, como se van las nubes lejanas,
como se va en el azul de las aguas, alguna honda callada, sumergiéndose en su propia luz.

Y esta tan cercana también, como partir y tomarla, como en un recreo nocturno del alma,
poder capturarla en una jaula de oro y diamantes, y vendrán las sombras a querer robarla,
y la defenderé con mi vida, tu sonrisa lejana.

Miércoles 1 de Septiembre del 2010.

martes, 31 de agosto de 2010

DIGAMOS QUE FUISTE


el sombrío amanecer,
mi noche revolcada de estrellas,
la mirada del rayo detenida,
los reflejos del mar en las pupilas,
los besos delicados de la tierra
en el mismo segundo que cae la semilla.

Fuiste más que un canto profundo,
un canto antiguo, eternizado,
los matices de un cuerpo reflejado
en la muralla del corazón,
digamos que estuvimos siempre juntos,
que lo nuestro fue una historia común,
que fue tan fácil, que todo estuvo hecho y no inventamos nada.

Desarmemos la historia compleja
y llenémonos de sencillas mentiras,
para hacer más fácil el trabajo de este negro dolor,
que está borrando todos los murales pintados con besos,
toda tu piel absorta de mí, que está haciendo caer las hojas de nuestros recuerdos,
hacía un frío suelo gris.

Digamos que no esperamos esto, que fue el destino,
echémosle el muerto a cualquiera y vivamos felices sin nuestras culpas,
mientras aceptamos por dentro que nos amamos tanto,
que siempre nos quisimos, hasta cuando nos odiamos,
mientras escuchemos mentiras, crecerán aún más nuestras verdades,
seremos como esas aves que vuelan lejos de las costas,
perdiendo la tierra y regresando, de vez en cuando,
así regresaremos a vernos, así regresaremos a amarnos,
así sea en un sueño, así sea en un canto. En un dulce canto.

Y yo recordaré que no fue fácil, que no había nada e hicimos todo,
que encontramos la manera y el modo de enamorarnos,
contra todo, contra tantos, que no fue una mañana gris ni una soleada tarde,
que fueron tus ojos, que fue tu voz, cuando despertaste las negras ojeras de mi soledad.

Domingo 15 de agosto del 2010
Amores y otras melancolías.

domingo, 29 de agosto de 2010

0:28


Madrugada de poesía, otra de tantas, sin sueño.
La muchedumbre del día se apaga en mi tierra,
esta tierra casi bosque recién poblado, y me adentro en estas horas de descanso para mi tan vanas, como un explorador asustado, pero valiente, saltando los obstáculos de la noche,
su soledad, su frío, sus garras negras y grises, que aprietan un mundo dormido y peligroso.
Esta quietud tan extraña, de los rosales, del limonero, sus hojas silentes apagadas, ah el viento duerme también esta noche, los pétalos caen de pronto, llenando de blanco la madrugada, haciéndola despertar por un momento, haciendo relucir sus brazos de metal,
como un alfiler cayendo al fondo de un poso vacío, y rebotando en los sonidos desprendidos del silencio.
Y de repente, llega un canto pronunciado por el agua, las gotas como invitado nocturno, se toman las últimas copas con el insomnio y se disfrazan de un aroma de tierra mojada,
bañando los pétalos y las hojas caídas que reviven un poco, esta resurrección sonora es igual a las tardes bulliciosas de la selva.

En la irisada piel del mar


te voy encontrando, con tus brazos abiertos y cerrados en un aleteo silencioso,
por los hilos de luz que te cuelgan de tus ojos como velas rosadas,
por ese incienso de madera de cuerpo desnudo, figura de aire y roca,
a un lado de la luna que viaja, a morir en tus entrañas de agua azul-violeta.
Te espero en los sauces y orquídeas, sublimado de neblinas claras, profusas,
espero tu fugaz partida, una partida de un diamante con alas, que de rosa en rosa busca la parte más hermosa para cubrir su piel de fuego, su matiz de arcoíris vivo.
Y vienes junto al instante que me transformo en rocío, y llegas como un suspiro detenido en el aire, en el fluir de los cuerpos henchidos, de su extrema locura, de su culminar de amor y llanto, te enredas en la forma del agua royendo las arenas, y precedes la dicción de los pétalos y el descansar de las sabanas, el último abrazo de la comunión de los seres.
Y de nuevo en las rocas te romperás en pedazos, dejando tus trozos de cristal casi vivos, casi muertos de un bocado de abismo, de una erosionada playa despechada.

Domingo 29 de agosto del 2010.

sábado, 28 de agosto de 2010

Víspera

La tentativa
de verte siempre,
de oírte
tenerte

Llegó firme
a mi conciencia
supo convencer,
quererte

Consumía
hasta la partida
el arribo
y la estancia

Se impuso
a tantos
decesos
moribundos.

Haiku, epílogo de un sacrificio


Mencionar a veces, la historia magnifica.
No sobrepasa esta nota musical que hay en mi pecho,
la misma que roza el cielo, un lecho de paz,
la suma del deleite de muchos suspiros
el aleteo fugaz de una imagen
mencionada en el fulgor de una hoguera.

Ya es costumbre
esperar con ansias de niño
tu recuerdo

Claro observo
Hoy me salte un hecho
Estar vivo

Dimensiono voraz
Tu aura matutina
En un instante bello

En tu lado oscuro
reptan transmutándose,
besos y hechizos

Llegó ocultando
Viles azufrosos
La rana pantanera

Cambiar a cuentas
De lo que imponen:
¿Por la tele?

Se fraguó
La oportunidad
De morir, amaneció.

La tierra un horno
encendido con carne
de Homo sapiens

Se borran los paisajes
Grises violentos
Invaden todo

Aleluyas a mi espalda
Rezos, cantos, versos,
Tocaron campanas

No temeré
Gitana, tu brujería mala,
Tus ojos de ojeras

Hoy encontraré
Al filo de la media noche,
Un sueño escondido.

Se basan en mentiras
Algunas historias,
La noticia de la tarde

Ya cambió el cielo
El agua baño
La última piedra

Invitado molesto
Te sientas a mi lado
Frio cansino

Cuando las manos
restriegan los ojos
los ojos a las manos

Este camino
que se llama tierra
finaliza

Nos caemos
todos los días
en infierno o cielo

No piden limosna
los mendigos,
piden que despertemos

Elegante y sobrio
sombrero fúngico
decoras el muerto

Girando
Amarillo iluminado
Girasol

Detenido el tiempo
Eterno el momento,
El amor

Era la pared,
Grande roca, abismo,
Hogar de orquídea

Tus labios muestran
Un color de seducción
Néctar del beso

Entreabierta la puerta,
Anaranjado el geranio
Baila con el sol

jueves, 26 de agosto de 2010

UNIVERSO 1


Protección de algunas cosas sagradas,
Diferente para los astrónomos y los trashumantes,
Cosas bellas, malas, delicadas, distintas y enigmáticas.

-y la calle vacía no dejaba ser un humano normal-
Y el universo arriba, se dilataba en gracias, y volaba en lo alto como serpiente sorda y necia, este fervor de tierra sumida en luz y oscuridad, de lado a lado en la misma cometa.

Arena de los cuerpos en clímax, sol navegando en el mar sombrío, soledad regocijada en estruendos vagos y muertos, demasiado disminuidos para ser oídos, la reina de las sombras y sus pasos de olvido.

Aquí en mis noches esperas, una estrella en tu puerta, unas pisadas reluciendo en tu fuego de resurgir, la humanidad dormida, galopa en tu seno, y muerde tu savia bravía, y toma tus palabras, tus leyendas y orgías, y se llena de ti, y se despierta, y se trasmuta en tus brazos llenos de enjambres de luz.

Donde el hombre es tu mano tomando la pluma y haciendo un poema.

Jueves 26 de agosto del 2010

FLOR DE PIEL

Se va un poco de alma cuando amamos,
Se va de los tiestos de barro donde dormía,
Se hace vida que vuela, nos deja y no vuelve nunca,
Se va transparente y tan franca, que es imposible verla.

Nos disminuimos poco a poco, como los charcos tras la lluvia,
Y el tiempo encuentra una pausa, entre las casas de caña de la selva,
Y el recorrer del agua en las sombras, se va despertando distinto y frágil, como besos de niñas, como marca de aire, un relleno de arte, es el recorrer del amor que escapa hacia los labios.

Se va la parte fría y oculta de lo que somos, no podemos precisar cuánto debemos estar enamorados, para que fluya libre de nosotros,
Que delicadas las curvas, que resplandor del espejo, como se vuelcan las líneas, como fallecen las flores, y reviven hechas de carne y sexo, en un oculto brebaje de madrugada con luna, un brebaje de ciudad apagada, encendida en las camas y más adentro de la pieles.

Jueves 26 de agosto del 2010

QUE DISTINTA ES LA POESÍA

Que distinta. Se resuelve todo bajo sus alas.
Como su cuerpo desnudo nos muestra el alba,
Y retoña las piedras, sus ocultos besos con el aire.
Dejo los libros de tedio y sus garras mortales de vacío,
Y en ti puedo ver más allá, la gran exhalación de mi alma,
El culminar en la cima de las palabras, es un beso detenido en el viento.
Es distinta, única, perpetua,
Se pasea por las noches con luna y entra en las alcobas de los amantes,
A dejar sus más sublimes versos, es todo florecer del universo,
Se plasma su boca, de un elixir etéreo.

Vl. Chévez.
Martes 24 de agosto del 2010.

UNA FORMA EXTRAÑA DE AMAR

Amar no es sólo verte con compasión
Amar es ver tu ritual con el aire al respirar,
Amar es encontrarte de frente en un sueño,
Y amar amándote más, zigzagueando en tu cuerpo mi lengua.

Madrugada de esperas y retoños, de regazos y velas,
Amándote, amar a tu cuerpo es amar a Dios,
Amándote más sin fronteras, sin miedo a bailar bajo otras lunas,
Junto a otras hogueras, en otra arena que no ame.

Amar, si pudiera elegir a quien amar mañana
Te amaría a ti, si amara a tus labios menos no sería yo,
Amar sin ojeras de ensueño, amar en el mar de tus pechos,
Amar no es sólo verte con compasión.

Martes 17 de agosto del 2010

domingo, 22 de agosto de 2010

En el flirt de la arena y el agua,

Los cuerpos entretejidos como cadenas,
En los vaivenes de senos y caderas, se quedó mi pensamiento deambulando.
Entre mis dedos cansados de ir aquí y allá, un grano de ti y tu voz aérea,
Tu vientre de luna llena, de oscuridad de mar nocturno y ojeras negras,
Enloquecidas piernas, cabellos danzando y sonrisas regias,
Todo bajo una luna bella, que traspasa su luz y la refleja en la arena,
En los cuerpos en fuga, en las manos del agua y sus brazos de primaveras,
Como un doliente sol enriquecido de amantes y alcoholes,
Todos los dolores de arreboles ahogados, se pintan de negro duelo,
Porque muere la noche en la playa, porque muere la flor negra,
Que se alimentó de cervezas y amores fugaces y vibrantes,
Y entre las calles vacías aún el viento juega,
A los amantes que corren y se besan,
A los tiempos antiguos donde el pirata tenía a una virgen en su cama todas las noches,
Y lleva la brisa marina, aromas de niñas guarras, y elixir de tanto sexo,
Sobre la arena borracha y bohemia, sobre las lámparas de los valles, y las callejas estrechas, sobre las camas difuntas y desechas, en los cementerios con vista al mar,
Y camino a mis anchas en las aceras apagadas, como un solitario duende,
Que busca al final del arco iris su vasija repleta de oro,
Que persigue a su niña esquiva, en una playa muerta, al final de los bailes del pueblo.
Y la arena me convence como la más bella doncella,
Que muestra sus blancas piernas, de espumas y nardos, de besos salados y fríos,
Y caigo a sus pies de nuevo, dejando mi alma en el agua profunda, oscura y mortal,
Y al llegar a su encuentro me besa y me atrapa en su velo perpetuo, y me pega a su cuerpo,
A su calor en los vientres, a su amalgamar de sexo, y me muestra sin par, todo lo que ella oculta, sus tesoros azules y su rostro de mujer bendita y solitaria,
Y me lleno de ella empapado en un golpe, entre el cielo y la tierra,
Y rodeado de sirenas, de hadas y hechizos de mareas,
Le entrego mi todo en una botella, con un retazo de un poema,
Que dejo en el fondo de las arcanas estrellas, ahogadas por la inmensidad de sus ojos violetas, de océano.

Vladimir Chévez
Domingo 22 de agosto del 2010.

Entre tu boca

surgen violetas rosas,
surgen arenas y cosas,
surgen de fuego y canela,
surge la piel que te espera,
en una casa en la niebla
de alguna oculta verbena.

Surge tu amor que condena
al amante más esquivo,
el corazón más lascivo
no es el que más fácil entrega.

Surge la vid en tus cejas,
como en la campiña más esbelta,
surgen tus labios carnosos,
de los excelsos vinos,
de los escombros rotos,
de los pasillos rojos.

Surge el cantar en el alba,
de las aves andariegas
entre el rocío que baja de la montaña añeja,
surge el azul de la tarde
como un espejo de poeta
donde las blancas azucenas
reflejan sus pétalos de Creta.

Y como en un exuberante bosque,
donde el sol juega a un artista
entre las copas más altas
se bambolea tu risa,
y mi corazón en el suelo
oculto por el follaje,
frío y empapado,
recibe sólo un poquito
de todo tu poder canoro,
y se transforma en un aire
que vuela y se encarama en las ramas,
esperando tu resplandor pequeño,
algún destello tan tuyo,
alguna gota de mar inmenso,
de cielo vivo, de amor sincero,
y entre el arte café de las cortezas,
y entre el dolor amarillo de las abejas,
y entre el verde perpetuo de las forestas,
se queda en silencio, se duerme despacio,
hasta que el resurgir de tu boca,
sea la lluvia y las lumbreras.

Domingo, 22 de agosto del 2010

lunes, 16 de agosto de 2010

Fuego

Antiguo ser alado, soplo de montaña
en la aguda esquina del viento,
fuerza de hombre y rayo,
descomunal deseo de estrella,
vórtice de oro lúdico.

Piel de serpiente augusta,
escamas de pez forastero huido del mar,
insecto de cristal, relámpago perpetuo o fugaz,
asesino rápido o amigo secular.

Altar de los consumidos, carne del fénix,
sangre de los guerreros, sed de mujer,
en los oscuros aposentos mujer transmutada,
gota del mártir, de su alma flagelada.

Elixir del aire frio en medio del camino
que lleva a la montaña de cristal,
parpadeo de pasión en los lechos, cuerpo
de nardos y espinas de pechos.

Siempre vibrando en las espaldas de las
reinas, en las lanzas de las guerras, en las
heridas abiertas de los niños, en los ojos
de los desposeídos y su sed perpetúa

EL RIO VERDE

Cielo de mar lejano, escondido trueno.
Rayo de agua mortal, viento de Zeus.
Pequeño niño que juega en la lluvia,
dormida montaña azul serpentina.

Manos de hojas verdeoscuras, almas con
branquias y escamas, seres de las aguas
tened un lugar despejado para reír, sos un
delicado objeto de Dios y los hombres.

Mantened en letargo a las canoas y al
infortunado naufrago, donde las plumas
te rezan bajo el agua y otros te devoran,
sois lugar de sueños y juegos nocturnos.

Una nave bajo el sol te recorre, flota una
luz en la penumbra, unos besos, un canto,
abrazos y penurias, flotan las almas y la
lujuria, la humildad y el llanto.

Llevas el destino de tus seres hasta el
ancho lugar de unirte a tu padre, porque d
el mar naciste y allí terminaras, sin una
gota menos sin una gota más.

martes, 3 de agosto de 2010

CULMINAR

Fines protervos
aquellos de tus ojos
que terminan envolviendo
inocentes versos

Ahora llegas
sola y fría
tu sutil seducir
es crujir del tiempo

Inigualable ahora
se sumía en un mar
de sufrimiento,
moría y latía

Suave necesario
tus ojos grises
negras las lágrimas
negros los versos.

JULIO 2009

EL POEMA

Forma extraña que repta en todos los campos silenciados.
Luz tenue que ampara la noche en su magnetismo.
Crepúsculo hecho de recuerdos de éxtasis.
Canción cantada al alba de los gitanos.
Frío de la piel que besa los árboles cercanos.
Beso colgado en los labios muertos.
Sueño del más aborrecido de los hombres.
Nombre de un murmullo de los seres.
Vigilia que otorga santidad al santo.
Camino perdido en la montaña alta
Inexplorado suelo de entes viscerales.
Dolor de los niños huérfanos
Tristeza de las aves enamoradas.
Canto escuchado en la soledad de un bosque,
que se basó en el beso nocturno,
para empaparse en las mejillas del mundo,
sonrientes y rosadas, cargadas de vergüenza inocente,
momento guardado en un frasco de color carmesí,
tirado al mar en los naufragios, en todas las heridas insanables.

Vl. Chévez, julio 2010

La hoja cede y cae

Es como esperar a las hojas de las últimas ramas,
que brinquen y caigan en el suelo de mis manos,
con lunares fríos y negros de guerras,
y ser tan dependiente del viento y de su ablandecer tan promiscuo.
Tan así es esperarte, sabiendo que caerás simplemente,
Sin si quiera esperarme, sin ser como la noche antes de acabarse
que habiendo sido penumbra se hace néctar de luz.
Y yo lo sé. Hoy te vas tan pensativa:
que ni los fríos brazos de las mentiras,
que ni su sonrisa tan falsa te estrangulará la duda que sembré con mi mirada,
para recordarte y para quitarte el sueño.
Y así pruebes hoy la mentira de carne, de fluido silente y dormido,
no será por mucho hasta que despiertes,
para verte mañana, oculta otra vez en tu escalofrío,
que te recorre completa al verme.

27 de julio del 2010
Vl. Chévez

jueves, 29 de julio de 2010

ADIÓS

La casa está vacía,
los lugares míos solos se encuentran,
y bajo la luz del día
los pedazos de sol se quiebran

un rechinar de madera
los pasillos cuentan,
y cada paso olvidado existiera
entre mis penas más cruentas

la ventana está fría
aunque el sol la tienta,
ya no refleja tu lira
haciendo palabras sinceras

un vestido en la cama
llora en silencio y espera,
tu cuerpo tendido en mi alma
muerto de hielo allá afuera


Martes 4 de Mayo del 2010

martes, 20 de julio de 2010

ÉSE LUGAR EN LA TIBIA NOCHE

I

Un santuario de tus labios
se enredaron en mi piel, por un momento lo pensé,
ser de ti sin medidas, –la realidad daba el tirón-
que defendía mi soledad, que buscaba una duda,
que abriría un abismo cruel, no le tome importancia,
sin embargo fue…

II

Era fácil tatuar las caricias en la memoria epidermis,
en la memoria sexo, por un momento burlé la oscuridad,
brillo sin par confundió éste invierno,
con mis hojas que caen, con mi suelo de hielo,
fuego es, mencionasteis, fuego fue.
---sólo tiritar del viento, sólo tiritar del fuego---

III

Los dos un sol quemándose en su propia luz,
en nuestro mar de azul, de tu corazón azul,
la mancha la realidad, la guillotina la realidad,
--ahora veo el flirt, tu voz--
En un lugar del pasado se esconde el amor,
detenido, segundo a segundo, aferrándose,
pereciendo lento, consumido.

IV

Las agujas del reloj, de mi tiempo,
donde después del cobijo, donde volaba un ave,
blanca, rebosante,
donde la carne es carne, y las lágrimas diamantes,
la saciedad es imposible, amor,
donde las palabras de la piel responden
con su idioma fugaz, con sus versos eternos,
como agujas, como agujas de mi tiempo.

V

En un lugar, donde la misma realidad sucumbió,
y el fuego, con su propiedad de fénix,
de hijo crepúsculo, muriendo - viviendo,
apareció dejando huella en ti,
paseándose sobre mis sueños, dormidos y despiertos,
ésa noche, ésos besos, una conversación de la piel,
diálogo de los labios, firmas de caricias,
vocales de presión, palmadas de oraciones,
versos de mordidas, y muchas otras pericias de la lengua,
ése lugar, ésa tibia noche donde la misma realidad se fue,
donde fuimos resurgir, allí, allí siempre estaremos,
esperando el momento oportuno para volver.

---del poemario inédito: “Saudade”---
Miércoles 10 de mayo del 2010.

domingo, 18 de julio de 2010

VIDA DE TODAS LAS VIDAS.

Fui un recodo de ti cierta noche.

Fuimos río, agua del mismo vaso.

Aire que ardía en el fuego.

Montaña en la misma niebla.

Risa de la misma multitud.

Camino del mismo destino.

Maraña de hojas verdes de la misma selva.

Dolor del mismo dolor.

Ramas del mismo árbol.

Frio del mismo hielo, calor del mismo fogón.

Parte de toda parte, tierra negra del mismo humus.

Fuiste un recodo de mi cierta noche.

y las estrellas un fondo distinto, óleo del mismo pintor,

y todo lo que no éramos era el mundo,

que se ponía como espacio vacío sin nosotros,

y el aire llenando el lugar donde estábamos

aún sentía el canto de un solo ser,

de todos los seres, de todas las vidas.

-el amor es una fuerza increíble,
atemporal, siniestro a veces,
pero tan fuerte para romper toda barrera,
todo pronóstico de recuerdo muerto
-
17 de julio del 2010

CUCHILLO DE FELPA

Sos así: (hago un trazo de un ave cayendo,
un esbozo de destrucción masiva de un mundo simple)
Sos voluptuosidad de materia,
que toma tiempo para expandirse en aire,
como un renovado y gélido esplendor,
(y abres tu pétalo encendido bajo un volcán antiguo y extinto)
Y encuentro como un rincón en ti,
Para amasar el pan de nuestros cuerpos, vigorosamente unidos,
vigorosamente muertos de un bocado, de una miel espesa de deseo,
y escondo todo lo que va hacia tu ocaso en las sábanas,
y mi cuchillo de felpa saluda tu vientre, como riendo,
como llorando en un juego erógeno y sonámbulo.

16 de julio del 2010

COMO SE ESCONDEN LAS FLORES

No lo ves, es sencillo.
Ya los enamorados no las quieren.
Se mandan digitales (que no huelen)
Se hacen el amor (y no aman)
Se mandan mensajes. (antirománticos)
Los muertos las rechazan por descalzas.
y no las sienten buenas, porque Dios prohibió las flores,
porque incitaban a los ángeles a escaparse,
viendo a las mujeres en los vestidores.
Los insectos respiran agroquímicos (y se mueren)
Las florerías están cerradas los domingos,
justo cuando se me despierta el amor.
No lo ves, no ves como se esconden las flores.
(Sus pétalos últimamente se utilizan para cubrir camas,
y para decorar los platos pelucones.)

15 de julio del 2010.

PROCURA NO VERME

A todos los caídos en todas las guerras

Entrar en los aposentos, solos y olvidados,
de crudos años de guerras,
con chalecos anti-miedo y escaramuzas rosadas,
en un hueco de trinchera, donde el amigo
se hace parte del cuerpo indispensable y vivo,
con un cigarrillo en los labios, morados por el frío;
es recordar a la sangre que la vida es momentánea,
y los horribles sueños destructivos están presentes todavía,
donde una bala secuestre las ideas y el valor se sude por las piernas,
con el coraje de que solo las mentiras nos hacen destruir unos a otros,
procura no verme soldado, que profanaré tu sagrada estancia,
para hoy recordar la muerte como un juego de dados,
donde el lanzador nunca está presente,
donde se toma un riesgo, por un deber aceptado,
que ni a veces el más valeroso lo comprende.

domingo 30 de mayo del 2010

FORMA

Yo titubeaba antes,
recuerdo que caí,
juntos podremos ser el coro,
del titubeo nocturno

si quieres puedo ser,
otra forma de la voz,
si quiero tu puedes ser
otra forma de expresar

tu lengua esta clara,
si fueras a cantar
estaría a gusto,
pero si dormirás aquí, cállate
después de hacer el amor me gusta dormir.


domingo 30 de mayo del 2010

A QUEMA ROPA

Te voy haciendo un verso mientras sueño
colgado de la alcoba, triste una espina
entre mis dedos reclama, el lápiz que se esconde
bajo la cama, fluye un recuerdo en un rojo volcánico
como un alargar de mi mano, sobre el papel traza una línea,
donde a un lado pongo las palabra y al otro un dibujo escueto,
con un cinturón blanco te caricaturo, te dejo en el aire como una hoja,
pálida reverdecida por el césped que te ampara, asomo la nostalgia,
y no te encuentro al despertarme, mi lápiz sigue bajo la cama,
el papel sobre la mesa, y una hoja en mi puerta, sin nada.

julio, 2010

DEVENIR

Que se vallan hoy
los planes no cumplidos,
con la media ex de pestañas
que partan las estancias

cortantes tragos de sal
al medio día, en cirros una luz rojiza
un punto que se muestra mío,
que se lo lleve el alba

sentado, tres estrellas
se visten de soledad, el que tiene tiempo
no es aquel que mira
el circo de fuego tijereteando sus penas,

creo que si puedo exhalar tan fuerte
para que el que vea sea caminante,
y no detenga el pensar, que se lleve un poco,
lo que sobra que siempre es mucho.

Viernes 11 de junio del 2010.

TRÉBOL AD HOC

Te detuviste bajo mi árbol.
Todo lo que te dije fue para ti agua, pan, perdón,
-reí de tu inmovilidad- no te escapaste con el viento.
Todo lo que luché por retenerte fue valedero.
Una pequeña cerca imaginaria bastó.

Si ni el sol te alcanzaba, menos el mal del hombre.
Te cuide con gratitud, con bondad de clérigo.
Brindé los más caros frutos de mi ser para ti.
Y no entendí sólo una frase de estos tiempos:
Que atraes la suerte.

Trébol.
Para mí todas tus hojas verdes,
todo tu tallo delicado, fino, perfecto
son apreciables por ser un ala de universo
donde el viento de los hombres (caos)
se balancea a tus costados.

¿Suerte?, la suerte no es más que un reflejo de impotencia.
Suerte por tus ojos verdes mirándonos desde lo profundo de los bosques.

15 de julio del 2010

HOMBRE HUMILDAD

Hombre Humildad,
Si retocas tú.

Mi tierra que ya no es tierra dormida.

La fe que se enciende en la hoguera de cuerpos.

Un grito del ser deseoso de paz.

La risa del rio que baja de la montaña.

(Yo despertaré en semillas que recogen las aves
Nutriré las raíces de los árboles más altos, en verdes terraplenes de dolor, y
Abofetearé tus hojas intrigantes para escupir el hollín perverso)

Si eres capaz de saciar las manos intangibles
Del rincón olvido, triturar todos los meollos desquiciados de poder,
Fragmentar los materiales tormentos y su fugaz persecución:

Entonces, sólo entonces cederé mi asco por el hombre,
Para adorar sus cenizas de lo que fue.

15 de julio del 2010

TE ENTIENDO

Te entiendo, fuiste todo lo que no debía ser.

Fuiste un clara promesa escondida.

No hay nada que de ti quiera.

Solo la música de tu silencio.

julio, 2010

CACERIA

En la cacería de mal,
Todo cuanto triste y verde era la ilusión tranquila,
Del humo y ruido invasor que construía penumbras,
En las aves grises y amarillas los velos de la selva se resquebrajaron,
En las pupilas de los dueños del sol y el canto se volcaba el mal del petróleo.

Han llegado a arrasar la tierra los colmillos de metal,
Y las estatuas vitales caen en un remolino de ramas y hojas,
Consumido el resplandor eterno de su sombra, triste el paraje del caos verde,
En cuanto el orden y expresión de la vida se tumbo al piso a llorar,
Mientras colmaba su alma, de cristales y aguaceros, en un morir profundo y seco.

Las brisas no llevaron su aroma de sauce y liana,
En cada recodo de su aurora, los matices de orquídeas enlutaron solos,
Una resina espesa cubrió el suelo, como una maraña mineral de destrucción,
En cada célula latiente se apagó el matiz dorado de lo vivo,
Para pasar a una historia de cortezas negras, de humus sonámbulos de carbón.

La danza perfecta de los seres, del universo hablante y colorido,
En cada gota de sangre milenaria, en todo esplendor de ojos y aliento,
Se pintaba la mano destructora, la codicia tomó forma de betún de infierno,
Y el dolor se enmarañaba en cada árbol, en todo río, en todo ocaso y despertar,
Donde el hombre milenario, dedo de un puño de creación, se volcó al sufrir más siniestro

9 de Julio del 2010

PARADOJA

Eras todo, de repente ya eras nada,
Un más similar a la nieve en mis inviernos,
En la colina de las botas tristes del patio,
En todo, zozobra de colmenas, por tu antes que nada,
Por tu ver antes de pensar, las decisiones se me fueron de mi corral,
Ahuyentadas por una mañana espectacular sin ti,
Donde tendí al sol los recuerdos, los embelesos de besos,
Y cada esperar por ti se quemó en el sol, tapado con mi dedo pulgar,
El mismo que presionó tu abdomen buscando el punto g de tus mentiras.

7 de julio del 2010

TRANSFIGURACION A PENDULO

I

Estoy juntando las casas docentes
Del barrio mío para poder volver,
Hasta que busque una que admita
Mi descontento diario, ¿qué he de ver?

II

Tal vez habrá una que sane mi sufrir
Que guarde luto por el morir de mis ideas,
Que calle cuando se vallan los poemas
Una con manicomio propio, para filosofar

III

Buscando un tapete sin un Welcome to home
Donde abrase la llama extinguida del amor,
Con una esquina para llorar las penas ajenas
Con un poster de corazón humano sangrando.

IV

Estoy dividiendo a las personas como muñecos
Tirando sus cajas de cartón que los tenían impecables,
Volviéndolos seres de carne y hueso, aún sin alma
Falta bastante para el momento que llegue eso.

V

Y sus mentiras aceptables desperdigadas en sus rostros
Serán las puertas de la inquina desde lejos
Antes que borre las líneas de las casas, de los farsantes,
Pensaré dos veces para volver, si es que lo hago,
--a veces no vale echarse las penas a la espalda--

Sábado 19 de Junio del 2010

PHYSIOLOGICAL-SENTIMENTAL RIVALRY

Nunca es tarde, me inyecte un poco de jazz
En la madrugada inmensa pude conocer,
Herir la luna con las pestañas y morir, sin más,
En la ahogada mirada solar, en tu cuello la marca de luz
Me caí sin decir una plegaria en mi rivalidad de entraña
Dejarte ir , renunciar al respirar junto a ti,
Nunca es tarde, para pelear, voz de antes del beso,
Calla en mi frente las gotas, de elixir de ser ideal,
Que escucharé el horizonte llamado,
A perderte lejos, cerca, grande, poca,
Disminuida, carcomida, ciega, en mis manos sola,
En tus manos triste, la iracunda cifra de los días,
La dulce espina de la rosa marchita,
Esa rosa omnipresente en cada despertar,
No puedo empeñar las olas, en cada playa,
Dejar en las rocas los silencios, los muertos anteriores,
Cada agonía oculta en los vaivenes,
En tu entrecejo, al filo del ocaso, en los amaneceres,
Cristales los encuentros, delicados al tacto,
Nunca es tarde, adsorbí un poco la poesía,
La inhalé como caldo de hoguera chispeante,
La borre como huella de arena,
La lleve como marca de hierro ardiendo,
Hasta que la piel se muera, y renazca la hiedra,
De nuestra tierra infértil, sembrada en vapores,
Regada con lunas muertas y desamores,
Olvidada en los caminos, deleitada por los bosques,
Callada en las neblinas, solitaria en las prisiones,
De tu silencio, ahora mío.

2 de Julio del 2010

PSEUDOPAZ EN EL MUNDO NUEVO,

(Después de todos los sufrimientos,
cuando Dios recibió en el cielo a los caídos en todas las guerras,
y en las noches en que el dolor ganó)

I

Todo lo que estaba cubierto,
Por el manto de sol se levantó en la más bella canción de amor,
Entablada en las pieles de antaño, los cantos libertarios de justicia,
En la noble procesión de vida, contra todo aniquilador tirano.
Que aplastó la paz entre los hombres, que sepultó sus brazos amigos,
Que erigió la muerte en las ciudades, en todo ser que respiraba.
Una bandera azul de nobleza y paz se batía al viento emocionada,
Por ver nacer sus hijos nuevos, bañados en la dorada armonía,
En el único sincero verso que mancillaba la hegemonía del dolor.

II

Los hermanos de la desdicha en la tortura se abrazaron,
En los hogares reconstruidos con las ilusiones guardadas en los bancos,
En el cielo límpido quedaron sus miradas en el encierro.
La villa de buenos campos reflorecía, como sus brazos de amarillo puro,
Y el sonido de hermandad se hacía ola inmensa que arrasaba,
Estepa, río, montaña, verde prado o desierto verdugo,
Donde quiera que el hombre estaba, su paz se reconstruía,
Dentro de él su vida estaba creciendo siempre, hacia lo alto, como cometa de luz,
Una red de sueño, se pintaba de rojo y celeste, de blanco y purpura, de regocijo,
Al ver a los hacedores de ideas colmado de amor, en un rincón la desdicha sola,
Vagaba y moría sin miedo enfrentando el nuevo mundo de amor.

III

Pero un remanente de infierno aún recorre las calles y las nostalgias,
De vez en cuando trepa las paredes de la aceptación y desgrana, y muerde el alma,
Que todas las fuerzas humanas no podrían contenerla, en su función macabra de dolor,
Vienes a mí como un poder de fuego, de tantas penas sumergidas en desgracias,
Que no tengo remedio, que no puedo luchar, atadas mis manos por el pasado:
El Holocausto, España y su guerra perdida, la partida del Che,
Son lanzas en los corazones más humanos, que hacen suya cada pérdida, cada dolor,
Son pocas y buenas las cosas que detienen el pequeño infierno,
Pero enumerarlas no sería aconsejable para esta ocasión,
Cuando el esplendor de la vida vuelve y deja el pasado buido en un marco,
Con un estandarte de perdón, la puerta se abrió para los justos, en un rincón del cielo,
Se pusieron pedestales, para cada causa tan buena, para cada vida perdurable,
Más allá de la muerte, más allá del tiempo en su legado imperecedero,
Está claro que en otro lugar no terrestre, ellos ganaron,
Sólo quisiera que mi alma esté pronto en ése lugar.
6 de Julio del 2010

PEQUEÑA ROSA DE CORAL

Pequeña rosa de coral, aumentada.
Hueco en el todo de diamante, labrada,
Un labial de un color no se que
Un aroma que mata este invierno,
Tu sonrisa que vuelca el mundo un momento,
Dejo de ser para estar y rio por dentro despacio,
Una brevedad que eterniza la calma,
Vida, de copas de verdes sitios, en el beso,
Sos toda vida, toda caricia, con tu telar de ternura,
Bajas mi alma que vuela ahora, y detienes el latido profundo,
En tus labios y tu piel de encuentro, del cenit del árbol más alto,
En la corona de rojo ocaso y de manantial se encontraron nuestros ojos,
Y te vi tan bella, que todo se volcaba hacia lo alto de un salto,
De un sólo crujir de cristal tu cuerpo, es como un ser alado de cuento,
Bello y modesto, silente y hablante, mágico en su seno danzante.
En tu coral de cabello, déjame morir un poco para ser un ángel,
Para algún día abrazarte, para sentarme a esperar que despiertes, y soñar.
Néctar de brisa, fruta matutina bañada por el sol, adornas y eres toda esplendor de bosque,
Todo el canto del ser hermoso, en tu encuentro de amor, se van los pensamientos,
Hacia ti en tiempo, en espíritu, en todo,
En la pequeña luz que creé para alumbrar tu recuerdo, cuando no estás